MAPA WEB | LOGIN / REGISTRO | RSS | CONTACTO

ENE. 30, 2009

Gipsoteca de la Esdir

Artículo de Manuel Sáinz.

Añadir comentario (0)

1

2

3

4

5

0 valoraciones

Gipsoteca de la EASD La RiojaGipsoteca viene del griego y significa lugar de los yesos. Es el nombre con el que se designan los conjuntos de obras antiguas reproducidas siguiendo el sistema del vaciado. En los pasillos de la Escuela de Artes y Superior de Diseño de Logroño conservamos los últimos restos de una importantísima gipsoteca, parte del “Museo de Reproducciones” que ocupó en su día el ala izquierda del Instituto Sagasta, edificio en el que se instaló por primera vez nuestra Escuela.



Las primeras gipsotecas que conocemos coinciden con la creación de las academias para el estudio del Arte. Antes se conocían colecciones particulares, pero es en el siglo XVIII, momento en el que aparece la Historia del Arte como disciplina académica independiente, cuando se crean las gipsotecas más importantes de Europa. A veces sobre alguna de aquellas colecciones particulares. La de Florencia, por ejemplo, se funda en 1770 sobre los vaciados que había encargado el Cardenal Borromeo y que había donado en 1662 a la Academia de Bellas Artes. De la visión historicista el arte que se impone en ese tiempo, junto con la especial valoración de las obras de la antigüedad clásica (estamos en la moda del estilo neoclásico) nacen las gipsotecas de Dresde, Berlín, Munich, Londres o París. Todas ellas se constituyen como grandes colecciones de yesos que permiten estudiar el arte y proponerlos como modelos para la formación de los jóvenes artistas.

Hay otra tradición en la creación de gipsotecas, que la relaciona más que con el conocimiento y el estudio, con la simple contemplación o con el recuerdo de algún escultor famoso. Es el caso de muchas otras, como la dedicada al escultor neoclásico italiano Antonio Canova, creada en 1823 por su hermanastro al poco de la muerte de aquél en su pueblo natal, Possagno. O la integrada por todas las obras de Donatello, reproducidas con motivo del centenario de su muerte y que se incorporó años más tarde a la colección de Florencia.

Pues bien, en Logroño se funda a principios del siglo XX una valiosísima gipsoteca, que por el número de sus obras y la calidad de sus vaciados constituyó “un museo que ninguna capital de su importancia puede ostentar”. La de Logroño se constituyó recogiendo las dos tradiciones: la del estudio y la de la admiración. De ahí las características de su primera instalación: Para facilitar la formación y el conocimiento del arte del pasado, se depositó en el Instituto General y Técnico (el Sagasta actual), que en aquellos años acogía también los estudios de la Escuela de Artes e Industrias, y se hizo cargo de él el director de este centro, D. Luis Lafuente; Para facilitar la contemplación y el disfrute del público general, se dispuso también que estuviese abierto a la población con la denominación de “Museo de reproducciones artísticas y arte moderno”.

Regeneracionismo cultural.

En realidad quien había solicitado insistentemente al Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes la llegada a Logroño de las copias era el claustro de profesores de la Escuela de Artes de entonces. Pero quien jugó un papel importantísimo en la creación del museo es D. Amós Salvador y Rodrigáñez, destacado político del partido liberal, sobrino-nieto de Sagasta, que fue ministro hasta en cinco gobiernos en los primeros años del siglo XX. En una intervención que está a mitad del camino entre el mecenazgo y el clientelismo, se implicó personalmente en crear un museo en Logroño usando su autoridad y la amistad trabada con los responsables de las instituciones artísticas del estado. Se conservan cartas con el arqueólogo Rafael Mélida, por entonces director del Museo Numantino, o con Lucas Bartolozzi, Formador de la Academia de Bellas Artes, o con responsables del Museo del Prado, que ponen de manifiesto que Amós Salvador estuvo en todos los pequeños detalles de la creación del museo.

Y, por supuesto, detrás de las grandes decisiones previas a su instalación, en las que planea también la larga sombra de su protector Sagasta. El primer paso fue la aceptación por el Ministerio de las obras de reforma del instituto para ubicar allí la colección que habría de llegar. El 25 de enero de 1898, el ministro, el Conde de Xiquena, notifica a Amós Salvador que ha solicitado para las obras de Logroño el informe de la Junta de Construcciones Civiles, recomendando su urgencia ”tal y como Vd. deseaba”. Y el Ayuntamiento al saberlo, en sesión ordinaria de 5 de febrero de 1898, expresa su agradecimiento a Sagasta “por el nuevo favor dispensado a esta población” . Es, sin duda, Amós Salvador quien ha dado la noticia al alcalde y le ha indicado la conveniencia de dar gracias públicamente al que era entonces Presidente de Gobierno. Por cierto que será una de las últimas veces que esto acontezca porque el desastre de la pérdida de Cuba y Filipinas, sólo tres meses más tarde, alejará definitivamente a Sagasta de la Presidencia del Consejo de Ministros y velará de amargura el final de su brillante trayectoria política.

La intervención de Amós Salvador en este asunto se corresponde muy bien con la actitud típica del político de la Restauración que cuida su circunscripción electoral con esos toques cercanos al clientelismo caciquil. Pero es también –y sobre todo- el reflejo de una preocupación sincera por la extensión de los bienes de la cultura, a la que dedicó muchos escritos y discursos, y de una mentalidad relacionada con aquel krausismo tan querido por la Institución Libre de Enseñanza que buscaba la elevación de la cultura popular a través de la acción pública. De todos los detalles de la iniciativa de Amós Salvador -particularmente los comentarios que acompañan sus gestiones- se desprende el aroma característico del regeneracionismo cultural del cambio de siglo en España.

Quienes mejor expresan esos ideales son los visitantes de la colección que quisieron dejar escritas sus impresiones, tras contemplar el museo, en un libro de visitas que comienza el 16 de abril de 1903, y que conserva todavía el dorado de sus hojas y la magnífica piel que lo encuaderna.“Excelente colección de reproducciones de estatuas del arte clásico, con la que se puede despertar el sentido estético de cuantos desconozcan las admirables creaciones de la antigüedad y de todos en general”, escribe en julio de 1904 Eduardo Soler y Pérez, Decano de Derecho de la Universidad de Valladolid. Y en enero de 1909 M. Iñiguez dice: “Contemplando las maravillosas reproducciones de este salón el pueblo ganará en fuerza, virtud y hermosura”. Aunque la distancia entre los ideales y la realidad seguía siendo grande: son también muy frecuentes los comentarios gamberros. Como el que firma un poco después de la visita de Isabel de Borbón, Infanta de España, junto con su dama de compañía, Dª. Margarita Beltrán de Lis, algún individuo que se cree gracioso: “En este día hizo bisita –sic- al museo de Logroño la reina de Turquía con su esposo Felipe el Hermoso. Año 2001”. El apunte se hizo por el mes de marzo de 1910 proponiéndolo en un futuro fabuloso –un símbolo de lejanía muy recurrente por cierto: recordemos a Stanley Kubrick-, sin imaginar que, ya en el segundo milenio -años después de alcanzada la fecha-, alguien le reprocharía desde estas líneas su infantil tontería.

 

El museo de reproducciones

Las estatuas que integraban el primer núcleo del museo procedían todas del taller de reproducciones de la Real Academia de Bellas Artes y eran 18 estatuas de gran tamaño, 14 de una altura de unos 80 cm., 17 bustos de personajes romanos y más de 40 bajorrelieves de diferentes tamaños y procedencias (aquí entraban ya los maestros del Renacimiento: Ghiberti, Donatello, Della Robbia...). Se incorporaban también 12 cuadros de gran tamaño que procedían de los fondos del Museo de Arte Moderno, que se nutría de los premios nacionales de pintura que cada año convocaba la Academia de Bellas Artes. De allí llegaron a Logroño estos doce cuadros, casi todos ellos segundos premios, que –de todos modos- incluyeron firmas tan sonoras en la pintura española como Romero de Torres, Lhardy, Roca Delgado o Martínez Cubells. Todas estas obras constan en el primer inventario del museo, hecho el 3 de marzo de 1903. Pero Amós Salvador insiste ante el ministro en su ampliación y se le concede una nueva remesa el 18 de enero de 1904, de la que no constan detalles pero que probablemente incluía cuadros del Museo del Prado dejados en depósito. De nuevo logra ampliar la colección de obras concedidas al museo de Logroño el 4 de abril de 1906, siendo él mismo Ministro de Hacienda, y consigue nuevos envíos en 1906, en 1907, en 1909 y en 1911.

En 1912 se produce un cambio interesante en la política de adquisiciones del museo: Se empiezan a incorporar vaciados de obras artísticas localizadas en La Rioja. Por ejemplo, de cuatro tablas del coro de la iglesia de Santa María la Real de Nájera, de la sobrepuerta del claustro o del sarcófago románico de Dª. Blanca. Todas estas obras, que realizó por encargo el taller de reproducciones de Bellas Artes, se han perdido, pero conservamos en los pasillos de la actual Escuela de Artes y Superior de Diseño el sarcófago de San Millán que se encuentra en Suso y que debió encargarse en esta nueva etapa. Por este tiempo Amós era ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes en el gobierno de Canalejas.

Todas las aportaciones, parciales pero continuas, consiguieron crear una colección verdaderamente magnífica. El catálogo publicado en 1919 y glosado por Ruperto Gómez de Segura, que era profesor de la Escuela de Artes, recoge 73 esculturas del arte antiguo (destaca el gran número de obras griegas del periodo clásico y helenístico), otras 115 esculturas del resto de las épocas (soberbia la reproducción exacta de –creo recordar- la tumba de los Reyes Católicos en Granada, que ocupaba el centro del salón) y 83 cuadros de diferentes tamaños. Dado lo escaso del espacio asignado para albergar tanta obra, muchos de los cuadros se desplazaron al ala opuesta, que ocupaba –y ocupa aún- el salón de actos. Los logroñeses de mi generación recordarán todavía cómo la imponente presencia de aquellas pinturas nos ayudaba a distraer el aburrimiento de las obligatorias ceremonias de comienzo y final de curso.

 

En la Escuela de Artes y Superior de Diseño.

Cuando se construye la nueva Escuela de Artes y Oficios, inaugurada el 14 de octubre de 1925, y se trasladan allí los estudios artísticos y técnicos, la gipsoteca se queda en el instituto y se aleja ya de la función formativa que, en buena medida, le dio vida. Sólo pasaron al nuevo centro algunos yesos de menor tamaño (bustos, máscaras, manos, bajorrelieves de ornamentos vegetales…), más fáciles de manejar como modelos de dibujo. El grueso de la colección quedó ya solamente dedicada a museo. Pero después de la guerra ya no se abriría al público y el museo se convirtió, entonces, en almacén.

La década de los 60 fue desastrosa para el museo tan arduamente constituido. En 1962 el Museo del Prado reclama sus obras y la mayor parte de las que procedían del de Arte Moderno salen del Instituto para integrarse en los fondos del Museo Provincial que fue creado en 1963 junto con las obras que la Comisión Provincial de Monumentos tenía recogidas. Pero la que verdaderamente salió mal parada fue la gipsoteca. Las urgentes necesidades de espacio y las obras de reubicación de la capilla que se realizaron en el año 1965 le asestaron un duro golpe que no fue mortal por la oportuna intervención de los responsables de la Escuela de Artes y Oficios que se ofrecieron a encontrar cobijo en su centro a las figuras que no estaban gravemente dañadas. Un primer camión con yesos de obras importantes había terminado ya en el Ebro. Muchas de las que pudieron llegar a la Escuela hubieron de ser restauradas, y –durante años- lo hicieron manos muy reconocidas: Vicente Ochoa, Antonio Caballé, Félix José Reyes, Ricardo González Gil, Manuel Barrio, José iglesias… Todos ellos profesores del centro y escultores de obra variada y altamente reconocida.

Algunas pocas obras se quedaron en el instituto y adornan todavía los pasillos inferiores y su vestíbulo (el Moisés y un magnífico Dante pensativo: la fuerza y la melancolía). Alguna otra fue rescatada para ornamento de dependencias oficiales: durante los años en los que Paco Rosa fue Delegado Provincial de Educación, mantenía en su despacho un magnífico busto de Andrea Setignano, del que desconozco su actual paradero después del traslado de la Consejería. El resto se conserva en los pasillos de la Escuela de Artes y Superior de Diseño: 53 esculturas y relieves que todavía reflejan, mudas, los destellos de la gloria pasada. Pero yo les he visto hablar allí con los jóvenes estudiantes el íntimo, secreto y universal lenguaje de la belleza.

Es la gipsoteca pública de Logroño.


Manuel Sáinz Ochoa.

  • RICCI, C.M.; “La gipsoteca de Florencia”; FMR, nº40; Milán 1998, pp.77-92.
  • Expresión de Amós Salvador en la carta que, siendo Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, envía el 4 de abril de 1907 al alcalde de Logroño. Archivo Municipal de Logroño, C. 134/30.
  • A.H.P. de La Rioja. Sección IES Sagasta; Caja 139; Cartas.
  • Archivo Municipal de Logroño, C. 134/30. Cartas.
  • A.H.P. de La Rioja. Sección IES Sagasta; Caja 138; Álbum de firmas.
  • A.H.P. de La Rioja. Sección IES Sagasta; Caja 139; Inventario.
  • Desconozco qué obras se integraron en cada una de estas ampliaciones. Se sabe de su existencia por los gastos que origina el traslado de las obras desde Madrid y de los que se hacía cargo el Ayuntamiento de Logroño –no siempre con la debida puntualidad-, según un acuerdo tácito entre ambas instituciones al que permanentemente se alude. Archivo Municipal de Logroño, C. 134/29. Cartas y acuerdos.
  • A.H.P. de La Rioja. Sección IES Sagasta; Caja 139; Hoja de recibo.
  • BLANCO MARTÍN, Fernando R.; “Personas y personajes; Apuntes para la historia del viejo instituto de Logroño”; Logroño, 2002; p.244.
  • SÁNCHEZ TRUJILLANO, Mº. Teresa; “El Museo de la Rioja. Sus colecciones. Su bibliografía”; en “Primero coloquio sobre historia de la Rioja”; Logroño, 1984.

Comentarios

Sin comentarios en esta entrada.

Para realizar comentarios debe ser usuario registrado.

a destacar:

Tags

100 seats 3 claveles 3d acto agi open albarracÍn alberto sinp alpargata alumnos américa sánchez antoni arola antonio arola antonio miró aparejadores apparatu apuntes arco aroa díez arquitecto art arte arte gráfico artefacto autoedición basura beca biblioteca biotecnología bizarras blanca drake bodega bodegas bodegas campo babiero bueno hermanos calahorra cambio camisetas carles congost carlos díez díez carnaval cartel catálogo ceramica cerco cerrillo cerámica cevisama charla ciclo formativo ciclos formativos clean biotec club de marketing coaat colaboración colegio collage comenius concurso conferencia conferencias consejería conservación conservation construmat contacto contemporánea contrabriefing cristina gutiérrez cuadernos currículum vítae curso customizar cáritas césar garcía círculo logroñés deardesign del fraile demanda desfile desmeem dibujo dibujos dimensiones del diseño dimensions of design dinastia diplomados diseño diseño cerámico diseño de interiores diseño de moda diseño de producto diseño de productos diseño grafico diseño gráfico diseño interiores diseño producto disseño gráfico documental dominio dotación drawing easd ebrim rotomoulding eduardo del fraile el paseo de la tipografía enis timuçin erasmus escultor escultura esdir etiqueta exposiciones exposición fad felicitación feria flipbook forgarella fotoconservacion fotoconservación fotografía conservación fotografía fregona futurmoda galardonado galardonados gipsoteca grabado grado superior grafito gráfica publicitaria gráfico hangar.org hochschule hortalizas ilustración ilustration imprenta imágenes index boox industria instalaciones instalación interiores interiorismo invitación isidro ferrer istanbul jalón javier de blas jornadas jornadas de diseño joyas juan miguel porres jueves jueves de diseño kukuxumusu la rioja en la memoria lata lavernia libro listado logrodeporte logrotex logroño logroño 2.0 london londres luis eslava líbano madrid maier s.coop marketing matali crasset matemáticas matosinhos mi5arquitectos mikonos mobiliario moda moruba multimedia museo museo vivanco máscara navidad navideño nicko nogués normativa noviembre objeto ochagavía oferta opendesign oporto oscar tusquets packaging pancorbo patente peñaclara photography pinterest pizarras pizarras bizarras pornographics porto postal premio premios premios web esdir prodescom producto profesores progama project week propuesta proyecto proyectos proyectos finales rafa san emeterio ramón Úbeda reciclaje relocated report reportaje rioja roberto nalda sala pequeña san bernabé seats seleccionados select selected c serial cut sici signo silla sillas skertches sketch sketchbook sketchers sketches sketching sketchup skunkfunk socrates sofía contero stand students stuttgart sujetadores summa taller talleres tarjeta tati guimarães teatro tecnología tic tina tokyo wonder site toormix toys trabajo trip universidad valencia verduras viaje viajes vidal video vino visita vitra vivanco vogue yesos yesos placo zaragoza 11 19 2010 2013

Contacto

ESDIR. Escuela Superior de Diseño de La Rioja
Avd. La paz 9 - 26004 Logroño - La Rioja - España.
Tel. +34 941 240 993
Fax +34 941 259 007
Email: info@esdir.eu

RSS

Suscripción RSS de noticias de ESDIR. Escuela Superior de Diseño de La Rioja

Suscripción RSS de ESDIR.  Escuela Superior de Diseño de La Rioja

ESDIR. Escuela Superior de Diseño de La Rioja

Valid XHTML 1.0 Transitional CSS Válido